Ene 8 2014, 11:48


El 2 de septiembre de 1996 fue un día de retos. Al abrir sus puertas la Universidad Marista de Yucatán nos colocamos frente a un desafío tan grande como los problemas e injusticias que rodean a esta región.

Y es que todos los esfuerzos y los apoyos que se invirtieron para echar andar tan anhelado proyecto, empequeñecen al confirmarse lo retadora que es la meta que tiene el Centro Marista de Estudios Superiores: ser para servir.

Formar a nuevos mexicanos que cumplan esas tres palabras, que dichas así O de otra manera casi siempre pasan inadvertidas en discursos y homilías, encierra no sólo la unica justificación de esta nueva obra marista en Y ucatán, sino también el motivo por el que hoy por hoy llegamos hasta los jóvenes universitarios.

Formarlos, comprometerlos y acompañarlos en la tarea de hacer un mundo mejor es la razón de ser de la Universidad Marista, que, como se especificó aquel dos de septiembre de 1996 en el auditorio "Marcelino Champagnat", tiene como privilegiado termómetro de su real eficacia el nivel de vida y esperanza de los más necesitados de la Península. Si ellos están y van mal, nosotros también estaremos e iremos mal.

Para lograrlo, ese lunes de retos escuchamos cómo y con quiénes debemos cumplir esa misión. Y precisamente para nunca olvidar esas enseñanzas, decidimos iniciar la labor editorial de nuestra Universidad imprimiendo en estas páginas algunas palabras que ese soleado día dos de septiembre se pronunciaron para recordarnos cuál es nuestro reto.

Junta de Gobierno
Centro Marista de Estudios Superiores
Mérida, Yuc., México. Enero de 1997.


Periférico norte tablaje catastral 13941 Carretera Mérida - Progreso. C.P. 97300 Mérida Yucatán, México. Teléfonos: (999) 942-9700
Créditos: Estrategia Concepto y Diseño H. Creativos. Consultoría y Desarrollo Affen Bits.