Abr 20, 09:58


Más de cien jóvenes de la Universidad Marista de Mérida participaron en actividades de pastoral y desarrollo comunitario en Semana Santa. Coordinados por el director Antonio Buenfil Guillermo acudieron a misiones en Santa Eleuteria, Cuncunul e Xcohuó; también, acompañados por el hermano Eduardo Brondo Jiménez, visitaron Dzidzilché y Kikteil.

En esas dos poblaciones, y bajo la supervisión del doctor Jorge Gamboa, alumnos de la Escuela de Ciencias de la Salud realizaron sesenta consultas y repartieron medicamentos. Otro grupo de estudiantes maristas acudió al penal, donde atendieron necesidades espirituales en dos de sus módulos.

En el Centro Marista de Desarrollo Emiliano Zapata Sur, los misioneros universitarios dieron terapias de rehabilitación, consultas médicas e impartieron asesoría jurídica. Además, el campus fue sede de la pascua juvenil, en la que se dieron cita decenas de jóvenes. Esta actividad contó con el apoyo de Ricardo Rodrigo Arrigunaga.

Experiencia extranjera
Dos jóvenes de Alemania participaron en estas actividades. Una, incluso, viajó con el único objetivo de participar en las actividades de la Semana Santa. Se trata de Sonja Katharina Cebulj, quien el año pasado apoyó al equipo marista de pastoral y trabajo comunitario durante diez meses.

Esta joven de veinte años, originaria de Bad Worishofen, regresó después de esa experiencia a Alemania, donde ahora cursa el primer semestre de Ingeniería Civil. Ella estudió su bachillerato en el Maristenkolleg de Mindelheim. Los hermanos maristas de ahí, junto con el gobierno alemán, tienen un programa para que sus alumnos visiten comunidades de otros países.

Sonja Katharina optó por esa opción, y trabajó de manera ardua en diversos proyectos de desarrollo. En agosto pasado tomó su estafeta Angela Christina Herz, de 19 años y originaria de Somtheim. Como su paisana, ella proviene del Maristenkolleg Mindelheim. Ambas participaron en las misiones maristas.

«Los yucatecos son gente amable y generosa», responde Sonja cuando se le pregunta por qué optó de nuevo por la experiencia marista esta Semana Santa. «Son hospitalarios; te hacen sentir en familia».

Angela explica que su trabajo se enfocó en los niños de las comisarías de Xcohuó y Cuncunul. «Hablábamos con ellos sobre derechos humanos, que no hay diferencias entre niños y niñas… Les hablábamos también sobre Alemania». Ella y Sonja se percataron de las acuciantes necesidades de sus anfitriones, «muchos de ellos», apostilla Ángela, «no pueden continuar sus estudios y se ven obligados a apoyar desde muy niños a sus padres».

Sin embargo, son más las similitudes que las diferencias entre los niños y jóvenes mexicanos y los alemanes. «Tienen las mismas ilusiones y los mismos temores». Esta Semana Santa también se rompieron varias fronteras. 


Periférico norte tablaje catastral 13941 Carretera Mérida - Progreso. C.P. 97300 Mérida Yucatán, México. Teléfonos: (999) 942-9700
Créditos: Estrategia Concepto y Diseño H. Creativos. Consultoría y Desarrollo Affen Bits.